Posteado por: Alfon Quintela | noviembre 14, 2008

Maurizio Cattelan

 

La Nona Ora; 1999. Maurizio Cattelan

"La Nona Ora"; 1999. Maurizio Cattelan

 

En un afán por explorar los límites de la libertad artística y cuestionando las reglas que mantienen la realidad libre de juego, Mauricio Cattelan (Padova, 1960), lleva a cabo a través de sus obras la ridiculización de los principios sobre los que se basa la integración del artista en nuestra sociedad; donde se supone que la creatividad y la provocación deben ser tolerados por tratarse de la creación de los artistas, aunque dentro de unos límites. Para ello, Mauricio Cattelan realiza obras esperadamente transgresoras, pero no con el ánimo de transgredir a través de sus imágenes sino de poner en la picota de una manera cínica lo esperado y supuestamente  transgresor  en un artista. En las imágenes se pueden ver esculturas que lo reflejan, como la de Hitler rezando. La primera lectura de la obra puede ser radical por su contenido, pero su ambigüedad pretende ir más allá, criticando precisamente estas primeras impresiones. Cattelán quiere hacer ver que dentro de un contexto artístico una obra así es  políticamente correcta porque es lo esperado para que la economía del arte siga su curso y esté todo bajo control, es lo que se espera del artista, que transgreda.

 

 

Obra de Maurizio Cattelan. La Nona Ora

Obra de Maurizio Cattelan. "La Nona Ora"

 

 

Una frase de Mauricio Cattelan fue: ‘Para ser vencido, el poder debe ser abordado, recuperado y reproducido hasta el infinito’. Abordar el poder y recuperarlo, es cuestionar esos límites de la libertad creativa, la crítica de lo que el mercado del arte asume como parte de su juego para seguir haciendo negocio, es decir obras y artistas que obedezcan al cliché de lo que se espera dentro de este contexto. Se trata de unas transgresiones o exposición de ideas realmente superadas de antemano. Esculturas como la del  Papa golpeado por un meteorito (La Nona Ora, 1999); una ardilla que se dispara un tiro en la cabeza (Bidibidobidiboo, 1996); son caricaturescos y trágicos, así, presentando figuras heroicas y héroes cotidianos, Cattelan sigue un camino trazado anteriormente por rufianes y charlatanes.

 

 

Him

Obra de Maurizio Catellan: "Him"

 

 

 

 

 

 

Him

Obra de Maurizio Cattelan: "Him"

Suicidio de ardilla. Obra de Maurizio Cattelan

Suicidio de ardilla. Obra de Maurizio Cattelan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: